AYUPEN - Ayuda a personas necesitadas
91 493 93 30 / 690 35 91 72 - info@ayupen.com

El 57% de los españoles pagarían más impuestos para combatir la pobreza infantil

 

Ocho de cada 10 ciudadanos consideran que este problema debe ser una prioridad, según una encuesta de Save The Children.

 

La pobreza infantil y la exclusión social afecta a 2,2 millones de niños y niñas en España, según ha recordado en la rueda de prensa Gabriela Jorquera, experta de Save The Children en investigación social. Sin embargo, los ciudadanos perciben que no se están poniendo las medidas suficientes para atajar este problema. Los encuestados suspenden con un 3 sobre 10 al Gobierno y a las comunidades autónomas por su pasividad a la hora de afrontar la pobreza infantil. Además, uno de cada dos entrevistados piensa que la pobreza se hereda de padres a hijos.

 

El análisis de la organización también revela que la mayor parte de la sociedad considera «imprescindible» la intervención del Gobierno y/o su comunidad autónoma para acabar con la pobreza. Al preguntar por las medidas más útiles para afrontar el problema, las más apoyadas son la gratuidad de los libros de texto, una red pública de guarderías de 0 a 3 años y atención visual y dental gratuitas.

 

Un 24% de los encuestados ha afirmado que ha tenido que reducir el gasto en sus hijos en el último año. Una cuarta parte de ellos ha renunciado también a gastos en alimentación. Además, casi la mitad de las familias no ha podido llevar a la prole de vacaciones ni una vez al año, un 16% no ha podido pagar el comedor escolar y la visita al dentista o al oculista se ha convertido en algo imposible para un 18% y un 12% de los entrevistados, respectivamente.

 

Jorquera ha señalado que la pobreza, al margen de las definiciones estadísticas, es la falta de maniobra para hacer frente a los imprevistos. «Que a tu hijo se le rompan las gafas puede significar un gran inconveniente, por ejemplo», ha explicado esta responsable  en la presentación.

 

Cuando se les interroga sobre el futuro, el 16%  afirma que cree que sus hijos vivirán peor que ellos, el 71% dice que no se irán de casa antes de los 30 años, el 59% piensa que no tendrán un empleo digno y el 61% que no podrán acceder a una vivienda. Sin embargo, más de la mitad considera que tendrán más estudios que ellos mismos.

 

Otro de los resultados de la encuesta que puede resultar contradictorio es que el 75% de los encuestados con hijos afirma que estos serán más felices en el futuro. Belén Barreiro, directora general de la agencia que ha realizado el estudio, ha achacado esto a un «mecanismo psicológico de protección» que tienen todos aquellos que son padres.

 

 

Fuente: ABC